miércoles, 27 de julio de 2011

4 *Un encuentro*

Dios mío este chico no se cansa lo estoy tratando mal y no se molesta! Aff simplemente quiero que me deje sola y poder desahogarme no quiero que me vea sufrir!

- por favor vete no quiero que me ayudes! Ya te lo he dicho… - dije enfadada él se empezó a reír y se acerco de nuevo a mi

-Gisel yo no te voy a dejar sola hasta sacarte una sonrisa okey!– aclaro

-que acaso no te rindes? Quiero estar sola… por favor… -dije desviando la mirada hacia la puerta la cual mi hermano abría lentamente… al entrar, se asombro al ver a Ezequiel

-quien eres tú?- pregunto acercándose a Ezequiel el de inmediato se paro y se le puso enfrente

-mi nombre es Ezequiel… mucho gusto… -dijo extendiendo su mano mi hermano miro la mano y no la tomo se puso serio

-aja y que haces aquí en el cuarto de mi hermana! Y tan cerca de mi hermana! – dijo molesto

-pues solo le hacía compañía no puedo? – pregunto

-NO… ya son las 10:00– dijo mirándome molesto puse los ojos en blanco

- mira a mi no me importa la hora que sea… yo hago lo que a mí me dé la gana ya estoy bien grande para que mi hermano me este regañando ni mis padres lo hacen lo vas a hacer tu! déjame decirte que el solo me hacia compañía y me vino a traer mi chaqueta de la tintorería! – dije enfadada no me gustaba que Samuel me regañara… aff el cree que yo aun soy una bebe!

-Gisel no me hables así... Está bien haz lo que tú quieras tienes razón ya eres mayor de edad y yo tengo porque regañarte…adiós… a y por cierto ten las llaves de tu auto ya lo traje. –dijo molesto, tiro las llaves en mi cama y se fue.

-Gisel deberías disculparte con tu hermano el solo se preocupaba por ti – dijo mirándome

-y tu como sabes que solo se preocupaba por mi? El es muy fastidioso solo me quiere hacer enojar es todo…eso se le va a pasar en unos minutos y me volverá a hacer otra broma como siempre, créeme yo conozco a mi hermano- dije con una pequeña sonrisa

-Hmmm pues porque yo tengo una hermana y yo soy igual a él y lo entiendo…y bueno se escucho muy en serio ve a hablar con el yo me voy si eso es lo que te preocupa de todas formas ya es tarde y no quiero que tengas más problemas por mi culpa- se acerco a mí y beso mi frente – que te mejores pronto Gisel-  dijo en un  susurro, yo me quede mirándolo hasta que salió de mi cuarto.

-Aaaaaa!- grite- qué bello es Ezequiel!!!- dije en un suspiro, escuche la risa de mi hermano y en el instante me sonroje note que la puerta de mi cuarto estaba abierta- Samuel…ven un momento- grite, el asomo su cabeza y note su cara de molesto

-que quieres Russell?- Samuel siempre me decía así cada vez que se enfadaba conmigo ese era el apellido de mi mama…

-no me digas así! Sabes que no me gusta…- dije bajando la cabeza ya que sabía que estaba molesto conmigo

-Daah… por eso te lo digo – dijo riendo entro a mi cuarto y se paró a un lado de mi cama mirándome- hermana me disculpo por haberte dicho eso se que no debía porque ya tu eres mayor y debo entender eso solo que tengo miedo a que te vayas hermana y me dejes aquí solo porque sabemos que nuestros padres no estarán aquí – dijo algo triste

-tranquilo que si yo me voy te llevare conmigo yo jamás podría alejarme de ti ya que tu eres el que ha cuidado de mi últimamente el único que se preocupa por mi eres tu… y eso lo aprecio mucho aunque a veces no parezca pero bueno yo también lo lamento me comporte como una tonta! –dije bajando la cabeza

- está bien hermana los dos nos comportamos así. No estés mal por eso-dijo subiendo mi cabeza

-no estoy mal por eso estoy mal porque yo casi muero ando aquí con un yeso y mis padres en un avión camino a Hawái – dije decepcionada

-si lo sé deberíamos decirle a papa lo que paso a ver si se preocupa y se devuelve – dijo casi en un susurro

-sii seria genial que le estropeara el viaje a mama me reiría como loca verla molesta- dije riendo Samuel también se empezó a reír

-jajaja si sería divertido… pero bueno veamos que pasa mañana, hasta luego que descanses- dijo dándome un beso en la mejilla, salió de mi cuarto y cerró la puerta yo me acosté y me quede pensando en todo lo que avía pasado el día de hoy hasta que me quede dormida.

Desperté al día siguiente con un aroma fuerte con un sensible toque cítrico y un dulce toque a pasión, era algo atractivo me hacia perseguir ese aroma, abrí los ojos y observe todo mi cuarto hasta que hice una parada en mi sillón y me sorprendí al ver un gran ramo de flores rojas, abrí los ojos como platos agarre mis muletas y me acerque al sillón las tome y leí una nota que se encontraba en ellas la cual decía:

 -Buenos días hermosa… espero que te guste este pequeño detalle te lo traje con mucho amor…

                                                                                Att: Ezequiel       

Mi corazón latía fuerte, estaba sonrojada no podía creer que Ezequiel me hiciera sentir esto que nunca avía sentido o bueno desde hace mucho, no dejaba de oler las rosas era un aroma dulce y… cerré los ojos y volví a oler esa fragancia que sentí cuando desperté escuche unos pasos acercarse a mí y luego sentí la respiración en mi cuello abrí los ojos y voltee lentamente lo mire a los ojos y recordé cuando anoche Ezequiel me beso fue tan dulce delicado y perfecto… una sonrisa se escapo de sus labios tomo mi cara entre sus manos y se acerco lentamente a mis labios hasta llegar a besarlos de una forma dulce y delicada, paro y me miro a los ojos susurrándome que me quería.  Sonreí y quede atraída por su mirada esos bellos ojos azules y esos labios tan perfectos que me hacían querer besarlos siempre.

-Gracias por las rosas…- dije ruborizada

-De nada preciosa tú te mereces eso y mucho más. – me guiño el ojo y tomo mi mano- linda quieres salir hoy conmigo? –pregunto yo sonreí y asentí con la cabeza

-Bien te paso buscando a las 7:00 – beso mi mejilla y salió de mi cuarto

Quede pasmada por lo que avía pasado me mordí el labio y me comencé a reír estaba muy feliz.

-Aja! Con que te besaron… - dijo Samuel me empecé a reír

-Tu como lo sabes? –pregunte

-A crees que tu hermano no se entera de las cosas que pasan en esta casa yo me entero de todo…-dijo riéndose

-Hay mocoso sal de mi cuarto – dije lanzándole un cojín

-De  todooo –dijo cerrando la puerta,

- aff que metiche es!

Entre en mi vestidor  me quite la ropa y me coloque la bata de baño pase a mi baño y me coloque un plástico especial para cubrir los yesos y me metí a bañar dure menos de lo que siempre duro salí de la bañera me coloque la bata y me mire en el espejo

-a ver que me hare hoy en mi cabello lo recojo, lo aliso o enrollo? –me pregunte a mi misma –lo enrollare

Pase a mi cuarto y entre de nuevo en el vestidor empecé a buscar una falda a la cintura me encantaban esas encontré una de jeans muy linda y una blusa blanca no me podía poner tacones así que me puse una sandalia blanca sin tacón pero coquetas, entre en el baño para enrollarme el cabello encendí la rizadora para que se calentara y llame a ale ella de inmediato llego

-buenos días ale me preparas mi desayuno. Gracias – dije… ella asintió con la cabeza y se retiro 

Agarre la rizadora y empecé a enrollarlo cuando termine quedo muy bonito luego me maquille y llame a Samuel

-dime hermana? –pregunto

-me ayudas a bajar las escaleras? –pregunte el puso cara de fastidio se me acerco y me cargo empezó a bajar las escaleras y cuando llego me coloco en el piso

-espero que no me vallas hacer subirte okey!- dijo alejándose

-hay bueno le diré a pablo! Jumm- pablo era el mayordomo

-Gisel su desayuno está listo- dijo ale colocándolo en la mesa

-gracias ale, esto se ve delicioso –me senté en la silla y empecé a comer

Ale me avía preparado una torre de panqueas con mantequilla y miel y un jugo de naranja totalmente natural, después de comérmelo todo me pare de la meza y me senté en el sofá a leer una revista, de repente sonó el timbre y pablo abrió me asome para ver quien se encontraba en la puerta y me sorprendí al ver que era Nicole y Fabián pegue un grito de asombro tenía mucho tiempo que no los veía desde la universidad ellos eran mis mejores amigos desde la infancia

-pasen –grite desde el sofá, Nicole corrió hacia mí para darme un abrazo

-ahhh dios que bella estas Gisel te extrañe mucho – dijo dándome otro abrazo, Fabián se me acerco

-hey chica y a mí no me vas a dar un abrazo? –pregunto abriendo los brazos

-claroo mi vida – me acerque y lo abrace muy fuerte –dios mío demasiado tiempo que no nos veíamos

-mucho Gisel y que te paso? – dijo Nicole señalando mi pie

-hay un tremendo accidente… estaba en un centro comercial y cuando Salí para ir a buscar mi auto venia un tipo mandado en un auto y cuando intente correr se me doblo el tobillo y caí en el piso si Ezequiel no me hubiese empujado  me atropellaba el auto- dije mirándome el pie

-dios pero que mal y que suerte la tuya…-dijo Fabián

-ohh Ezequiel… quien es él?- pregunto Nicole con una risita

-un amigo…luego te cuento- dije ruborizada ella se echo a reír

-okey… jajaja y porque no salimos horita a un centro comercial no se- dijo Nicole con una sonrisa en sus labios

-Nicole no vez que tiene un yeso como la quieres sacar a pasear por ahí –dijo Fabián replicándole 

-no por favor a mi no me gusta estar aquí encerrada yo tengo muletas así que no hay problema vamos-dije suplicándoles

-jaja viste que quiere salir Fabián! bueno vamos?- pregunto Nicole

-si vamos – dije agarre mi bolso y me acerque a la puerta pablo la abrió y salimos.

-waoo lindo auto Fabián- dije detallándolo bien era un Gallardo tuning negro

-gracias es nuevo lo compre hace dos semanas, pero bueno no me quiero imaginar el auto que tienes tu – dijo riendo entre dientes

-mmm bueno es muy lindo…- dije riendo- oye el auto es para dos personas yo no entro – aclare

-oh cierto… bueno porque no sacas tu auto? Pregunto Fabián

-Claro pero yo no puedo manejar- dije confusa

-que lo haga Nicole –dijo señalándola

-siii genial manejare tu auto – dijo emocionada

-jaja okey vamos Nicole- dije dirigiéndome al garaje –no te molesta que vaya con ella verdad? Es que me da miedo por mi auto tu sabes…-dije, el se empezó a reír y asintió con la cabeza

-ven Nicole… saque las llaves de mi auto y el control para abrir el garaje  se los di ella presiono el botón y cuando se abrió el portón la mandíbula le llego al piso.

Al ver  mi Camaro tuning y los otros ella se acerco al rojo de mi hermano el Ferrari 458 Italia

-oh por dios estoy en el paraíso de los autos… cuantos tienes mujer?- dijo acercándose a el mío yo m eche a reír

-solo uno ese es el de mi hermano el challenger 70 es d mi papa y el lamborghini murciélago convertible es de mi ¡madre!

-estos autos son fabulosos! Amiga dame la llave de tu auto no aguanto por conducirlo –dijo acelerada

-okey ten - abrí la puerta y me monte primera vez que avía estado sentada en el puesto del copiloto de mi auto. Nicole se monto y lo encendió salió del garaje y yo presione el botón y el portón se cerró.

Acelero y Fabián  nos siguió camino al centro comercial.

4 comentarios:

  1. Hola! , el blog http://directoriodenovelas.blogspot.com/ cambio de direccion, ahora es: http://soycomounagalleta.blogspot.com/

    Por si te interesa, podrías volver a mandar todo :S, lo siento. Besos

    ResponderEliminar
  2. BUena historia
    me parece muy real y
    bueno asi como tu
    yo tambien escribo
    y ojala pudieras pasarte
    por mi blog

    http://vollmond416.blogspot.com/

    seria estupendo que
    te gustara mi historia


    muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. hola perdon por no comentar antes.. me encanto el capitulo!!! ademas te quiero avisar que tienes un premio en mi blog..
    besos

    ResponderEliminar