lunes, 2 de julio de 2012

Sera un adios?


Chicas lo lamento muchísimo por no escribir ahora estoy de vacaciones y ya me pendre al día con mi blog  aqui les dejo un capitulo nuevo espero les guste... comenten... ^^ besos.

Breve resumen del capitulo anterior: 

Ezequiel le pide a Gisel que la acompañe a su viaje a Londres pero a ella sobre el viaje, el se siente mal de no poder estar con ella mas así que se molesta por tener que irse, en el camino a casa de Gisel no hablaron absolutamente nada al llegar ella quiso romper el hielo  y lo besa él no se pudo contener mas y la beso con desesperación…

-caminamos hasta la puerta de la casa, se me quedo mirando y luego cuando el mayor domo abrió la puerta beso mi frente y se despidió. no le parece apropiado, en el restaurante tuvieron una pequeña discusión 


7 *sera un adios?*

-Aguarda… grite, volteo de inmediato, me acerque a el mirando sus hermosos ojos azules

-si este será el ultimo día que te vea no quiero que termine así… susurre. Inclino su cabeza un poco mirándome con ternura.

-por favor no hagas de esta noche una tortura Gisel sabes que no puedo lo lamento princesa tú lo decidiste así…mañana te llamare si? hablare contigo hasta que me quiten el celular en el avión te lo prometo, pero ahora me tengo que ir a terminar de empacar y descansar…dijo con voz ronca. Baje la cabeza no quería que viera la lagrima que rodaba por mi mejilla respire hondo y lo abrace fuertemente.

-adiós princesa… dio media vuelta y se fue en su camioneta. Me quede ahí un buen rato pensando las cosas, entre a la casa y subí a mi cuarto.  Mañana tenía consulta en el traumatólogo espero que me quiten este estorbo, mi lesión no fue muy grave así que no iba a durara tanto con el yeso.

Escucho que tocan mi puerta y de inmediato fui a abrir

-Gisel! que haces caminado sabes que no puedes no sé cómo pudiste a verle hecho caso a ese idiota para que no te llevaras las muletas, por cierto como te fue? –pregunto

-el no es idiota no comprendo que te cae mal de él no te a hecho nada para que hables así! y a ti que te importa cómo me fue!? Mejor vete a tu cuarto hablar con tu futura esposa! y déjame sola como siempre… fruncí el seño y me fui a sentar en mi cama

-vaya pero que mal humor…rio a carcajadas – que te habrá hecho ese Ezequiel! y sabes que yo no te dejo sola tu me corres así como ahorita pero bueno me voy que duermas bien te quiero amargadita…dijo sonriente, puse los ojos en blanco y me recosté en mi cama.

Todavía no creo como me enamore tan rápido de alguien que empezó a caerme mal... Siento algo tan grande por el si fuera por mi me iría con el pero no creo que este correcto y mis padres no se cundo volverán pero quiero estar cuando lo hagan tengo esperanzas de que mi papa volverá a pasar tiempo conmigo y mi mama bueno de ella no espero nada bueno!

Cerré mis ojos para ver si me quedaba dormida y dejaba de pensar tantas cosas.

Narrado por Ezequiel.

Llegue a mi casa con el alma hecha pedazos en serio la quiero y definitivamente no quiero dejarla me rompe el corazón saber que en serio se quedara sola, ella se encuentra en una situación muy difícil y que yo me vaya así de un día al otro la destrozara mas… ver sus ojos cristalinos fue muy duro para mi quisiera que pudiera venir conmigo.

Termine de empacar mis cosas y decidí hacerle una carta a Gisel diciéndole todo lo que siento por ella quiero que sepa que la adoro con toda el alma.

Tome una hoja y un lápiz me senté en el suelo recostado a mi cama  y comencé a escribir un montón de sentimientos que nunca avía podido decirle después de un rato mi vista estaba borrosa, me sentía irracional de saber que no podía estar con ella en este momento y poder besarla, tenerla entre mis brazos.

Doble la carta y la metí en un sobre, respire hondo me pare del suelo y me acosté en mi cama a dormir antes del “gran día”, mis ojos se cerraron y no supe mas de mi hasta que amaneció.

Desperté y lo primero que hice fue irme a dar un baño, luego salí  y me puse unos jens negros con una camisa blanca y mis converse despeine un poco mi cabello agarre mi saco me lo puse y lo primero que me decidí a hacer antes del viaje fue ir a entregarle la carta a Gisel eran las 7:00 am así que no estaría despierta no quiero que me vea y que vaya a ser una despedida peor que la de anoche.

Baje agarre las llaves de la camioneta salude a mi madre y me fui…

Narrado por Gisel…

Abrí mis ojos y lo primero que vi fue mi reloj de pared note que era muy temprano así que encendí mi tv y empecé a pasar canales a ver si encontraba algo que ver pero no fue así, no me quedo de otra que apagarlo.

Decidí levantarme y darme un baño, note que todavía cargaba el vestido de anoche, entre en mi vestier y me lo quite saque mi bata de baño y me la puse…cuidadosamente camine hasta el baño, me di una ducha larga al salir me cepille los dientes y peine mi cabello.

Volví a caminar hasta mi vestier y saque un vestido casual corto de color amarillo, lo combine con unas sandalias bajitas blancas me puse accesorios blancos y un lazo en el cabello blanco con lunares amarillos. Baje a desayunar al parecer mi hermano seguía dormido vi el reloj de la sala de estar aun eran las 7, fui a la cocina y por alguna razón quise cocinar yo, me puse a buscar a ver donde se encontraba el pan para hacerme unas tostadas a mi me encantaban, cuando estaban lista las coloque en el plato al lado de la fruta me serví jugo de naranja y fui y me senté en la mesita del jardín.

Después de desayunar escucho el carro de alguien y decidí ir a ver si era aquí, el mayor domo me saluda con entusiasmo yo le sonrió y me acerco a la puerta, al abrir veo la camioneta de Ezequiel estacionada al frente emocionada salgo a buscarlo y lo veo caminar hacia la parte trasera de mi casa, no podía caminar hasta allá ya que no traía mis moletas y me podía caer así que me senté en una silla esperando a que volviera.

Después de unos minutos lo vi venir de regreso y me pare a saludarlo, el volteo y quedo inmóvil al verme, su mirada se clavo en el piso hasta que yo me acerque.

-hola… -sonrei

-hola…que haces despierta?- pregunto alterado

-bueno desperté temprano hoy… y… -hice una pausa y continúe- tu ya te vas? –pregunte un poco entristesida

-si… ah yo vine a dejarte una carta pero no pensé que estarías despierta- dijo frunciendo el seño

-una carta? y donde esta? – mire sus manos

-ah bueno esta en tu balcón, debí a verla puesto en el buzón lo sé pero quería que la vieras apenas despertaras- hizo una pequeña sonrisa hipócrita

- mmm ya veo –dije en un suspiro

-bueno Gisel me tengo que ir mi avión sale en una hora y aun debo hacer algunas cosas cuídate mucho si? prométeme que no dejaras que nadie lastime y que te portaras bien?-  pregunto tomando mi cara entre sus manos, mis ojos se humedecieron y no pude contener mis lagrimas, asentí.

-te lo prometo… ahora tu prométeme que no me olvidaras?- solloce

-olvidarte? princesita eso jamás! te quiero muchísimo no lo olvides- beso mi frente y se fue alejando poco a poco hasta entrar en su camioneta, mi rostro estaba empapado y mis ojos borrosos quería salir corriendo pero lastimosamente no podía, intente caminar un poco rápido pero como siempre tropecé y caí al suelo raspando mis manos con el piso como pude me levante y camine hasta la puerta donde me abrió el mayor domo, el se encontraba con mis muletas le agradecí y subí a mi cuarto al llegar camine al balcón y la carta se encontraba en la mesa.

La tome ansiosa y la abrí…   


2 comentarios:

  1. Marianita quiero saber mas, publica eso asi de largo no importaa quede con las ganas :D

    ResponderEliminar